Lula Presidente: vence a Bolsonaro en cardiaco conteo de votos

Luiz Inácio Lula da Silva ganó la elección presidencial de Brasil, al vencer en segunda vuelta al actual mandatario, Jair Bolsonaro.

El conteo de votos se realizó a gran velocidad, mientras las autoridades recopilaban datos de las máquinas electrónicas. Bolsonaro arrancó a la cabeza con los primeros datos, pero Lula ganó terreno poco a poco, cerrando la brecha hasta darle la vuelta poco antes de llegar al 70 por ciento de las máquinas escrutadas.

El Partido de los Trabajadores suele obtener más apoyo en las regiones que tardan más en informar los resultados, según los expertos electorales, lo que explica la voltereta en la parte final.

Publicidad

Con 99.17 por ciento de las máquinas contadas, Lula obtuvo el 50.85 por ciento de los votos, es decir 59 millones 801 mil 287 sufragios; mientras que Bolsonaro obtuvo 49.15 por ciento, 57 millons 810 mil 805. En la transmisión oficial dijeron que en resultado da la victoria matemática para el izquierdista.

La victoria de Lula supone un sorprendente regreso del líder izquierdista, que fue encarcelado durante 19 meses por condenas de soborno que el Tribunal Supremo anuló el año pasado, despejando el camino para que pueda optar a un tercer mandato presidencial.

Lula ha prometido volver al crecimiento económico impulsado por el Estado y a las políticas sociales que ayudaron a sacar a millones de personas de la pobreza durante el auge de las materias primas, cuando gobernó por primera vez Brasil.

Publicidad

También ha prometido combatir la destrucción de la selva amazónica, que se encuentra en su punto más alto de 15 años, y convertir a Brasil en un líder en las conversaciones mundiales sobre el clima.

Las autoridades electorales de Brasil se preparan para un resultado estrecho, que Bolsonaro podría impugnar su derrota.

El presidente lleva más de un año cuestionando la fiabilidad del sistema de votación electrónica de Brasil. Aunque no ha habido pruebas de fraude desde que se implantó en 1996, muchos de los partidarios de Bolsonaro dudan ahora de la credibilidad de las elecciones del país.

¿Quién es Lula?

Luiz Inácio Lula da Silva (registrado al nacer como Luiz Inácio da Silva; Caetés, 27 de octubre de 1945), más conocido como Lula da Silva o simplemente Lula, es un obrero metalúrgico,2 sindicalista y político progresista brasileño.  Es actual presidente electo de la República Federativa del Brasil, cargo que asumirá el 1 de enero de 2023; tras las elecciones de 2022 en las que venció al presidente titular Jair Bolsonaro en la segunda vuelta, lo que lo convierte en la primera persona en ser electa tres veces para el cargo en la historia de su país.

Anteriormente, ejerció la presidencia entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2010. Miembro fundador y presidente honorario del Partido de los Trabajadores, Lula obtuvo la victoria en las elecciones de 2002, y fue investido presidente el 1 de enero de 2003. En las elecciones de 2006 venció otra vez y obtuvo un segundo mandato como presidente, el cual finalizó el 31 de diciembre de 2010.

De origen humilde, Lula fue obrero metalúrgico y sindicalista, y a mediados de la década de los 80 ocupó la presidencia del sindicato de los obreros de la metalurgia. Fue uno de los principales organizadores de las mayores huelgas durante la dictadura militar del 64, que pusieron en jaque al régimen y aceleraron su caída.

Lula Da Silva, va por su tercer periodo como presidente en Brasil.

Fue candidato a la presidencia de Brasil en varias ocasiones —en 1989, 1994 y 1998—, no fue hasta 2002 cuando logró obtener la victoria.

Durante sus ocho años como presidente de Brasil, hizo reformas y radicales cambios que produjeron la transformación social y económica de Brasil, que triplicó su PIB per cápita según el Banco Mundial, al punto de convertir a la República en una potencia mundial y en la sexta economía más grande del mundo.6

Es ampliamente reconocido como una figura de su tiempo y se considera que su gobierno fue clave para los éxitos económicos de su país, en particular en materia de reducción de la pobreza, con programas sociales como Hambre Cero o Bolsa Familia, que contribuyeron a sacar de la pobreza a unas 30 millones de personas en menos de una década. A la salida de Lula de la presidencia, 52 millones de personas —el 27% de la población total— se beneficiaban del programa Bolsa Familia.

En el plano internacional, jugó un papel destacado en asuntos como el programa nuclear de Irán y los debates sobre el cambio climático.

Lula abandonó la presidencia con una gran popularidad, tanto en Brasil —contando con más de un 80 % de aprobación— como en el resto del mundo. En octubre de 2011, a Lula —fumador durante más de 40 años— se le diagnosticó un cáncer de garganta y empezó a recibir un tratamiento de quimioterapia con el que meses después superó la enfermedad y pudo reanudar sus funciones.

En marzo de 2016, en medio del escándalo de corrupción de Petrobras y 11 días después de su detención para ser interrogado por su supuesta participación, fue nombrado Ministro de la Casa Civil por el gobierno de Dilma Rousseff, algo visto por sus detractores como una manera de obtener inmunidad judicial. Este nombramiento fue inmediatamente suspendido por un juez del Supremo Tribunal Federal en Brasilia, pero procedió al día siguiente, después de que un tribunal de Río de Janeiro levantara la medida cautelar que impedía su nombramiento, aunque de nuevo el mismo día volvió a ser suspendido por el juez Gilmar Mendes, miembro del Supremo Tribunal Federal de Brasil.​

El 12 de julio de 2017 Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sérgio Moro, siendo la primera vez en la historia de Brasil que un expresidente era condenado por corrupción pasiva. Tras lo cual se entregó el 7 de abril de 2018 y estuvo 580 días encarcelado e imposibilitado de presentarse a las elecciones presidenciales de 2018, que ganó Jair Bolsonaro, quien a su vez nombró al juez Moro como ministro. El 8 de noviembre de 2019 tras cumplir su sentencia: se ordenó su liberación.

El 8 de marzo de 2021 uno de los jueces de la Corte Suprema anuló todas las sentencias dictadas contra Lula, debido a que el juez Moro carecía de competencia para entender en los supuestos delitos que le imputó y por ende se inició una investigación en contra del magistrado.

En 2022, presentó oficialmente su candidatura presidencial para participar en las elecciones de ese año; siendo electo para un nuevo mandato presidencial.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Crítica Digital Noticias. Todos los derechos reservados. Copyright 2022.

img src="https://criticadn.mx/wp-content/uploads/2022/11/CIntillo_29.5x5-scaled.jpg" />
Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?