Que se amarren las manos y calmen su ambición alcaldes: Adahán Casas

Regidores y ediles se aumentan sueldo sin importarles los servicios públicos. En SAMAO la alcaldesa “Doña Clotilde” se aumentó a casi 100 mil pesos mensuales el salario. En Santiago, están mucho peor.

El diputado Adahán Casas Rivas  quien es el presidente de la Comisión de Asuntos Municipales en el Congreso local, realizó un llamado a los alcaldes de todo el estado para que actúen con cordura y no se anden aumentando el sueldo a diestra y siniestra, cuando en los municipios carecen de servicios públicos.
“Que se amarren las manos y calmen su ambición de aumentarse el sueldo al igual que los regidores, síndicos”, comentó el legislador oriundo de Santa María del Oro.

En uno de los municipios que se han molestado es precisamente, el suyo, Santa María del Oro, puesto que la alcaldesa Ana María Isiordia mejor conocida como «Doña Clotilde», junto a sus regidores se aprobaron la no despreciable cantidad de 90 mil pesos mensuales.

Publicidad

El diputado Adahán Casas recordó que cuando él fue edil del municipio recibía de sueldo 19 mil pesos, y siempre mantuvo austeridad en pro de su municipio y velando por los intereses de santamarineses, dado esta situación pide a los presidentes municipales no aumentarse el sueldo y resuelvan los problemas de sus municipios “ya que el horno no está para bollos”, dijo..

En cada municipio de la entidad, incluso en Bahía de Banderas, que es el más rico, se tiene la carencia de la prestación de servicios básicos como agua y drenaje, recolección de basura, seguridad pública y otros más.

Claramente es que luego todo el presupuesto se les termina antes de concluir el año y después andan sin poder cubrir prestaciones decembrinas y desde luego dar servicios municipales, todo esto por darse un sueldo de millonarios sin importar el pueblo.

Publicidad

“Muchos de ellos han recurrido a solicitar créditos” para conseguir recursos sobre todo para fin de años, salvo Bahía de Banderas y Ahuacatlán que sí tienen dinero para solventar los gastos de sus empleados y dar los servicios públicos municipales.

«En estos tiempos de crisis, seria irracional aumentarse el sueldo y deberían dedicarse a cuidar los dineros del pueblo para invertirlos en obra pública que tanto le hace falta a las comunidades», recalcó el diputado Adahán Casas.

Cabe indicar que otro de los alcaldes sinvergüenzas es el Rodrígo Ramírez Mojarro, de Santiago Ixcuintla, quien gana casi 200 mil pesos al mes y que se sabe que desvía mucho dinero oficial para gastárselo, presuntamente, en drogas y amantes.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?