Hombre de 74 años, vence al covid-19 y plasma su gratitud a enfermeras

Desde la cama del hospital, con un lápiz de grafito, Germán trazó su experiencia combatiendo el coronavirus.

“Un espadachín corpulento, barbudo y de cabello largo se quita el sombrero y se arrodilla ante las mujeres que le han salvado la vida. “¡Honor a quien honor merece, para las guerreras (incansables) les dejo mi corazón!”, exclama.

El espadachín es Germán un hombre de 74 años de edad, recuperado de covid-19 y las guerreras incansables son las enfermeras del área 4-2 del hospital 20 de noviembre quienes le brindaron los cuidados para su recuperación.

Publicidad

“Yo me inspire en este dibujo por la bondad y la generosidad de estas chavas que no doy crédito de la atención que recibí de ellas y con ellas me llevo su corazón y les dejó el mío porque valen oro estas chavas, se los digo sinceramente son unas guerreras que vale la pena que las tengan en alto porque si valen oro”, dijo Germán.

“Lo que nos hizo llegar nuestro paciente Germán vale mucho, vale más que oro, de hecho, tiene un significado para el personal de enfermería mu especial ya que esto da un significado de sencillez humildad agradecimiento y gratitud. Este dibujo para nosotros es algo muy especial ya que nos hace ser más fuerte en esta ardua labor”, dijo una enfermera.

Muchos tratan de explicar con palabras la experiencia de enfermarse de Covid-19. Germán utilizó sus manos y un lápiz de grafito para delinearlo desde su cama en el hospital donde venció al SARS-CoV-2.

Publicidad

Tacos de COVID-19 en un puesto callejero y la muerte con cubrebocas cargando al nuevo virus son otras de las obras que don Germán trazó durante las tres semanas que enfrentó al virus, como símbolos de la enfermedad que ha puesto en jaque al mundo.

“Don German durante su estancia en el hospital nos enseñó muchos valores a parte de esto siempre tenía una sonrisa para nosotros, siempre tenía una palabra de aliento y una palabra de solidaridad hacia el personal de enfermería y médico.

Inspirado en la generosidad con la que lo atendieron, el día que fue dado de alta, tomó un lápiz para plasmar su agradecimiento al personal de enfermería que velada tras velada lo acompañó hasta que pudo vencer a la enfermedad. Y así les dejó un cachito de su corazón.

“Recomendaría a toda la gente que anda en la calle que se cuide mucho porque no es una cosa tan fácil eliminar esta enfermedad así que yo les mando una fuerte sacudida a todos lo que andan en la calle que se pongan las pilas como se dice vulgarmente y no estén en la calle”, añadió Germán.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?