¿Con qué estrenos regresaremos al cine?

Hasta hace una semana 15 de junio era la fecha para reabrir los cines. Hasta hoy no se ha modificado, tampoco se ha confirmado.

Hasta hace una semana 15 de junio era la fecha. Al cierre de edición no se ha modificado, tampoco se ha confirmado. En gran parte del país el semáforo sigue en rojo. Los sitios de las principales cadenas tampoco anuncian la cartelera, aunque un complejo de Cinépolis en Morelia ha colocado, en lugar de los nombres de los posibles estrenos, la siguiente frase: “Escribamos juntos una nueva historia. Estamos de regreso”.  Quizás los cines le están haciendo homenaje al propio medio y comienzan a generar expectativa, cómo usualmente hace un tráiler, un póster o al menos una primera imagen de la película.

Además de las medidas ya comentadas en este espacio en la columna de la semana pasada, “¿Cuáles son los retos para ‘la nueva realidad’ que enfrentan las salas de cine?”, se han agregado horarios escalonados para evitar agrupaciones de personas; se han confirmado espacios o butacas cancelados para asegurar la sana distancia en un esquema similar al de un ajedrez, donde sólo se ocuparían las casillas de un color; y se han hecho modificaciones a ciertas instalaciones para evitar puntos de contacto (como la facilidad al abrir la puerta de la sala para ambas direcciones) y para contar con una mejor ventilación. Las salas han sido denominadas como de “menor riesgo” pues ya en el lugar la interacción entre personas disminuye, por lo que el uso del tapabocas no será un requerimiento mientras la película se proyecte (lo cual hace sentido si se considera que la práctica usual es comer mientras eso sucede, sin mencionar que es una de las fuentes importantes de ingresos para las salas).

Publicidad

Fuera de las medidas, se ha dicho poco o prácticamente nada en torno a la oferta de películas que habrá. Por ejemplo, en EE. UU. algunos estados como Texas están reabriendo con una mezcla que se carga más por grandes súper producciones de éxito reciente como “Mujer Maravilla” y “Mad Max: Fury Road”, pasando por algunos de tinte épico o fantástico como “El señor de los anillos: La comunidad del anillo” y “Harry Potter y el cáliz de fuego” o bien por clásicos como “El mago de Oz” o “Jurassic Park”. También se incluyen títulos que estaban en cartelera justo cuando la cuarentena los alcanzó (“El hombre invisible”, “Bloohshot”, “Unidos”) y otros más que, aunque ya se estrenaron vía streaming no han podido verse en salas (“Trolls World Tour”, “The Hunt”). En su mayoría, como puede notarse, son filmes que claramente se benefician de la pantalla grande al contar con despliegues visuales mucho más llamativos y que nunca podrán apreciarse igual, ni por imagen, ni por sonido, en casa. La combinación también permite ir “calentando” el espacio, es decir, mostrarles a los espectadores que la experiencia es segura y con ello preparando para estrenos mucho más ambiciosos.

En México los títulos que se encontraban en cartelera incluían “Veinteañera, divorciada y fantástica”, “Bloodshot”, “Unidos”, “En el juego del asesino”, “Ajuste de cuentas” y “Grandes espías”. Los títulos con más tiempo en cartelera eran “El hombre invisible” y “Sonic La película”. También se exhibía “I Still Believe”, una biopic de corte religoso sobre Jeremy Camp, una estrella de la música cristiana, protagonizada por K. J. Apa, protagonista de la serie “Riverdale”. Lo anterior da una primera vista de lo que podría verse en días o semanas en las salas. Probablemente el modelo sea igual al de EE. UU. aunque quedarían en duda cuáles son los clásicos seleccionados y cuáles los “nuevos” estrenos. Es bastante seguro que “Trolls World Tour”, por ejemplo, sea uno de ellos, pero aún no se sabe si películas como “Scoob”, “Capone” o incluso “Artemis Fowl” tendrán esa oportunidad.

Hay un par de cuestiones más que bien valdría mencionar. Por un lado, quiénes o cómo será la composición de quiénes vuelvan primero a las salas. Es obvio que la población de riesgo, no lo conformará, pero salta la duda de qué tanto serán familias, más aún con niños, sobre todo si se considera que es usual que se muevan durante una proyección y, por ende, entren en contacto con otros asistentes. Quizás los papás asistan primero para ver cómo está el escenario, aunque eso desata otro inconveniente, quién se queda con los niños mientras. Por el otro lado, está la cuestión de comunicar la reapertura. Sin anuncio aún de la oferta, ni cartelera publicada, la señal más clara de que los cines están abiertos de nuevo se dará con ello. Quizás no sea el 15 de junio, pero parece que será pronto… una o dos semanas después. La práctica común es promover una película de manera más formal un par de semanas antes… ¿será igual para los cines?.

Publicidad
Con información de Merca2.0

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?