Un abrazo hasta cielo “Sal” Sánchez

Su vida terminó de golpe en un trágico accidente automovilístico en 1982. En ese momento era campeón mundial de peso pluma...

La muerte no tiene palabra… Está frase sin duda queda a la medida para el gran boxeador Mexicano Salvador Sánchez, quien el próximo 12 de agosto se estarán cumpliendo 38 años de su muerte. Su vida terminó de golpe en un trágico accidente automovilístico en 1982. En ese momento era campeón mundial de peso pluma, y sin temor a equivocarme ha sido uno de los mejores boxeadores que ha tenido nuestro país.

“Sal” Sánchez, como era conocido por sus admiradores, falleció a la edad de 23 años. De hecho comenzaba a disfrutar las mieles del éxito. El accidente sucedió cuando, de forma repentina, salió del campo de entrenamiento, el cual se ubicaba en San José Iturbide, Guanajuato, y sin dar una explicación exacta se subió a su Porsche 928 para dirigirse a toda velocidad a la ciudad de Querétaro, localizada  unos 55 kilómetros de distancia. Las noticias del momento describieron que el accidente ocurrió en el kilómetro 14 de la autopista Querétaro-Guanajuato, cuando un camión de los llamados ‘rabones’, con placas de circulación H-7892, dio alcance al Porsche blanco (placas LNM-622) por la parte trasera y lo proyectó de frente contra un camión Dina Torton, placas 6166.AH.

Publicidad

Salvador Sánchez se golpeó con el volante en la ceja izquierda, mientras que el toldo de la unidad le rasgó el cráneo; falleciendo de forma instantánea. Lo que aconteció después fue que el boxeo mexicano sabía que quedaría un gran vacío en el box Azteca. Hablar de su carrera en los cuadriláteros es recordar grandes batallas. Por ejemplo el 2 de febrero de 1980, con tan solo 21 años de edad, noqueó a Danny “Coloradito” López, quien es ese entonces estaba entre los “tops” de los peleadores a nivel mundial. Al derrotarlo se coronó campeón mundial pluma del CMB. De hecho, “Sal” Sánchez  está entre los 10 peleadores mexicanos más jóvenes en ganar un campeonato del mundo.

Otras de sus grandes victorias fueron sobre Wilfredo Gómez, Danny López y Azumah Nelson, todos ellos considerados invencibles arriba de los cuadriláteros. Sigue doliendo que haya fallecido muy joven porque ya no tuvo oportunidad de seguir regalándonos, a quienes somos aficionados al boxeo, grandes exhibiciones, además de ya no poder continuar escribiendo con letras de oro una gran e inolvidable historia sobre el ring.

Publicidad
Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?