Morena, exactamente igual que el PRI de los años 70

Clonan los vicios del tricolor y les dan la pátina de legítimos
El autor.

Con la designación de Cheny Jiménez como aspirante al Senado de la República, de Morena y sus partidos remoras, Verde y PT, la dirigencia del partido desnuda de manera descarnada, su desdén por las formas democráticas, al reeditar la práctica del dedazo en perjuicio de los derechos de sus militantes,  pues simplemente fue una imposición.

El circo montado para darle un barniz de asamblea al evento en el que trararon de legitimar la imposición, al que acudieron en masa la mayoría de los integrantes de la nueva clase gobernante, fue un espectáculo a la vieja usanza, con la parafernalia usual y el vocinglerío obligatorio. Una soberana patada en el cicirisco a la democracia interna.

Publicidad

Montados en el tsunami todavía vigente de la popularidad del Peje López Obrador, creen avizorar la victoria electoral por el simple uso de la marca «morena», sin importar la incapacidad evidente de los ungidos, que carecen de los rudimentos culturales necesarios para desarrollar actividades legislativas. No importa, sólo los poderosos intereses que se mueven tras la candidatura.

El columnista El Astillero lo describió mejor: «Tenemos grandes problemas con un partido supuestamente en el poder, Morena, que, sin embargo, ha reeditado ya muchos de los vicios del antiguo PRI. No hay una participación política real, ni organización social que esté sosteniendo e impulsando el cambio”.

Los de Morena ya tienen candidata y eso merecen. Los nayaritas no.

Publicidad

Nada nuevo bajo el sol…

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?