Menos dinero a partidos

Un clamor popular había sido no entregar tanto dinero a los partidos políticos en México... esto está a punto de convertirse en realidad.

Un buen billete se les entregaba año con año.

Se está llegando al acuerdo parlamentario y legislativo en el Congreso de la Unión para que se les rebaje un cincuenta por ciento respecto de lo que se les entregó el año pasado.

Publicidad

Un ahorro a favor de la nación del orden de dos mil 500 millones de pesos, que no es tanto pero tampoco tan poquito.

Al respecto, hay reclamos de dirigentes de algunos partidos nacionales —aunque no de todos—, bajo el argumento que caerán en manos de los potentados.

¿Qué acaso, algunos de los partidos no estaban (como lo siguen estando), al servicio del gran capital nacional y foráneo?

Publicidad

Por supuesto que así es.

De otra suerte, México no ocuparía uno de los deshonrosos primeros lugares, entre los países más desiguales del planeta.

Algunos partidos quieren la misma lana, o si se puede, más, proveniente del erario público, que, a decir verdad, se trata de una millonada.

Es sano que, ahora, ya, en 2020, reciban la mitad, respecto de lo que recibieron el año pasado, para, que, esa lana, se entregue a los sectores más pobres del país, o, bien, sea destinada a la promoción del desarrollo productivo nacional.

Tal determinación, se inscribe, en el marco de la Cuarta Transformación de la Vida Pública de México, lidereada por el Presidente López Obrador, lo cual, antes, imposible que lo viéramos.

Esta medida, por añadidura, se ve y observa en el marco estratégico de una mejor y más democrática repartición de la riqueza del país, tal y como lo han sido, las tres transformaciones históricas: Independencia, Reforma y Revolución, y, que, ahora, en la CUARTA, llamada DEMOCRACIA, es lo mismo.

En términos histórico-estructurales, corrupción equivale a esclavitud, o a feudalismo de las haciendas con sus señores de horca y cuchillo.

Acordar menos dinero a los partidos políticos, es una medida justa y necesaria, resuelta por los legisladores federales, siendo éste, un acto más, que se propone el fin, repitiendo, de distribuir con mayor equidad la riqueza producida por todos los mexicanos.

Habrá, claro, quién o quienes no estén de plácemes, y, hasta le lloren a la resolución del parlamento mexicano.

En este país, llorar es un derecho humano.

Es válido llorarle a los centavos.

Lo decimos por aquellos (muy poquitos) que sueltan lágrimas porque partidos recibirán menos plata, pero….. ENHORABUENA, exclama el pueblo mexicano.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?