Lo de chihuahua, duele, y mucho

La derecha le apuesta a que las cosas sigan por ese camino, porque, de lo que se trata, es culpar a la democracia que llegó a Palacio Nacional, y echarle la culpa de todo, absolutamente de todo...

Por supuesto que los sucesos de Chihuahua, no solamente nos duelen a todos los mexicanos, sino, es un acontecimiento sumamente preocupante.

Cualquier pérdida de vida, sea quien sea, rico o pobre, religiosos o no religioso, duele, y no se justifica bajo ninguna consideración.

Publicidad

Aún más, tratándose de niños, con la añadidura de las mujeres que también perdieron la vida.

Todo México está consternado por este hecho.

El Gobierno encabezado por el Presidente López Obrador, de inmediato, informó con puntualidad del lamentable acontecimiento.

Publicidad

La derecha le apuesta a que las cosas sigan por ese camino, porque, de lo que se trata, es culpar a la DEMOCRACIA que llegó a Palacio Nacional, y echarle la culpa de todo, absolutamente de todo, incluyendo todo lo relacionado con esta herencia maldita obsequiada por el régimen neoliberal que ya se fue y no regresará, jamás.

El Estado mexicano, por estos sucesos acaecidos en Chihuahua, no está ni en crisis, ni resquebrajado, menos echado para atrás, sino, más bien, en la ruta de continuar la estrategia de enfrentar —con todo—, la violencia e inseguridad, hasta terminar con este flagelo, y, lograr la pacificación tan anhelada por toda la población de nuestro país.

La DEMOCRACIA es el remedio para todo.

La inseguridad y violencia no es la excepción.

Con DEMOCRACIA acabaremos este mal.

Y no es infantilismo ni subjetividad menos irresponsabilidad.

El pueblo mexicano confía en su Presidente, en el Gobierno emanado de la Cuarta Transformación, en la Guardia Nacional, en las Fuerzas Armadas, en las policías estatales y municipales, así como en sí mismo, ya que, nuestro pueblo, nunca pierde de vista, el período del General Cárdenas, el cual, a través de las Defensas Rurales, mantuvieron la paz y la tranquilidad de todas las zonas de la república, igual, nuestro pueblo, está muy bien informado, que, allá, por los años 70s, en Tepic, hubo un Alcalde, Alejandro Gascón Mercado, que, con el pueblo bien organizado y perfectamente instruido en las tareas de la vigilancia colectiva, bajó a CERO la inseguridad en esta región de México.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?