Exfuncionarios de Peña Nieto, en la mira por supuesta red de espionaje

AMLO presentó la cámara con que se espiaba en Palacio Nacional. *Entre los posibles involucrados estarían el extitular de la UIF, el extitular de la CONADE y un primo de Antonio Meade.

Alberto Bazbaz Sacal, ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF); Alfredo Castillo Cervantes, ex director de la Conade, así como Walter Meade, primo de José Antonio Meade y ex proveedor de equipos de inteligencia del Ejército, estarían en la mira del gobierno federal a raíz de una denuncia anónima que los involucra en una red que ha espiado a funcionarios del gobierno federal como la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y a la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller.

El gobierno federal investiga esta denuncia –a la que tuvo acceso el diario Reforma- la cual fue enviada el pasado 18 de septiembre a las secretarías de Gobernación, Hacienda, la UIF y la Fiscalía General de la República (FGR). Según el reporte, se ofrecía información de diversos personajes de alto perfil público por sumas que van de 100 mil a 1.5 millones de pesos.

Publicidad

Una de las oficinas del supuesto centro de espionaje se ubica en el piso 35 de la Torre Impulso, en Avenida Santa Fe 443. Entre sus objetivos se encontrarían:

Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia Octavio Romero, director de Pemex.

Además de estos blancos, la red tenía en la mira a más de 300 políticos, empresarios, ministros, legisladores y delegados.

Publicidad

Fuentes oficiales del gobierno confirmaron a Reforma la validez de la denuncia y revelaron que la investigación se encuentra en curso. Hasta el momento se han logrado decomisar equipo y archivos con llamadas telefónicas.

En entrevista con la periodista Carmen Aristegui, Alfredo Castillo negó estar involucrado en la referida red de espionaje, aunque reconoció que ha visitado el lugar desde el cual presuntamente operaba.

Al ser cuestionado respecto a este tema, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en conferencia de prensa no tener información al respecto, aunque no descartó del todo la operación de esta red.

“No sé, a lo mejor (el gobierno ha sido espiado), es probable, encontramos una vez -hasta aquí les di a conocer- un micrófono, que luego se supo que no era tan sofisticado, era casi de adquisición en cualquier mercado, en cualquier tienda”, dijo el presidente.

López Obrador reconoció que en algunas ocasiones se les pide a los funcionarios de gobierno a dejar sus teléfonos celulares antes de ingresar a una reunión, pese a ello afirmó que él no oculta nada.

“Es muy común de que los teléfonos, no los micrófonos, los teléfonos son micrófonos. Eso ya está casi demostrado que se tiene un teléfono y puede servir de micrófono y alguien puede estar grabando, no sólo la llamada, sino el tener el teléfono, puede ser una grabadora”, comentó.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?