¿Violencia?, ¡NO!

Nayarit seguirá en paz, aquí vivimos en un clima de tranquilidad y paz ajeno a la vorágine delincuencial que azota a todo el país...
El autor.

A raíz de los enfrentamientos suscitados el día de ayer en la ciudad de Tepic se ha desatado una ola de rumores y especulaciones sobre la posibilidad del retorno de la violencia a Nayarit.

Son muchas las voces de gente sin conocimiento de causa, que dicen que es recurrente en cada cambio de gobierno se recrudece la violencia, puesto que los tratos que tenen las mafias que ocupan «la plaza» se terminan y llegan nuevos mandos policiacos, que vienen coludidos con otros grupos delincuenciales.

Publicidad

Sin embargo, según mi opinión, no sucederá y Nayarit seguirá en paz. En Nayarit vivimos en un clima de tranquilidad y paz ajeno a la vorágine delincuencial que azota a todo el país.

Todo México, especialmente los estados del norte y el centro del país, vive en una ola de violencia sin parangón en la historia, superior a lo que se vivió con los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El crimen organizado ha teñido de sangre estados como Baja California, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa, etcétera, mientras que Nayarit es una especie de oasis entre la vendaval delincuencial que azota al país.

Publicidad

Cuando Toñito entró al gobierno fue notorio el aumento de la violencia. Fueron casi 1,500 ejecutados y 1,500 desaparecidos al inicio del gobierno actual.

Los mandos policiacos designados al principio del gobierno de Antonio Echavarría, fueron una verdadera nulidad. Recordamos que el súper policía Javier Herrera Valles se dedicó simplemente a tomar cursos de piloto de helicóptero, desentendiéndose de su trabajo de combate a la delincuencia, lo que se tradujo en miles de muertos y desaparecidos.

Sin embargo, con el cambio de mandos policiacos y la llegada a la Secretaría de Seguridad Pública de Jorge Benito Rodríguez, las cosas cambiaron, puesto que vino a darle un clima de paz y tranquilidad a la entidad. Es cierto que aún se dan crímenes, levantones y ajusticiamientos, pero son mínimos comparados de cómo estaban las cosas antes o cómo está el resto del país.

Es obvio que Nayarit no está exento de la violencia que ensangrienta a todo México, que somos un estado que está entre dos grandes cárteles, uno que opera en Sinaloa y otro en Jalisco, quienes constantemente se disputan territorios, pero Nayarit no ha sido escenario para la confrontación brutal de estos grupos.

La atinada decisión del doctor Miguel Ángel Navarro Quintero, gobernador electo de Nayarit, de mantener los mandos policiacos actuales, nos permiten atisbar de que analizó detenidamente la situación de violencia que tenemos que es casi nula, por lo que decidió que las cosas siguieran cómo están, en paz, ratificando su confianza en Jorge Benito Rodríguez como Secretario Seguridad Pública Estatal.

En lo que respecta a la procuración de la justicia, la dependencia encargada del área también está en buenas manos.

El Fiscal Petronilo Díaz Ponce ha sabido mantener las cosas con tranquilidad, con una forma de actuar sumamente diferente a la de su antecesor, quién con pistola en mano llevaba los asuntos jurídicos de la representante social del pueblo.

Petronilo Díaz Ponce es un hombre de estudios jurídicos, que decidió mantener un bajo perfil, dedicado enteramente a su trabajo y todos hemos visto los resultados del mismo: el combate a la corrupción ha sido la característica del trabajo de la fiscalía, lo que es destacable.

En el caso del Poder Judicial, también el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ismael González Parra, ha sabido estar alejado de reflectores y se ha dedicado a la impartición de la justicia, apegándose estrictamente a lo que dice la ley, por lo que no ha generado inconformidades ni protestas. Ha hecho bien su trabajo

Las voces que auguran el retorno de la violencia, no son más que voces de desquehacerados que opinan a la manera del borrás: a lo pendejo.

A mí juicio (que dicho sea de paso no tengo mucho) la paz se mantendrá, la tranquilidad seguirá y Nayarit seguirá siendo un estado con uno de los más bajos índices de violencia derivada del narcotráfico.

Estamos en buenas manos y el que no lo quiera ver, o tiene intereses políticos de fondo o simplemente es un tonto.

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?