¿Te gustaría consumir productos naturales y cuidar el medio ambiente? ¡Haz tu propio huerto en casa!

¿Te gustaría consumir productos naturales y cuidar el medio ambiente? Tener un huerto urbano en tu casa puede ser una solución fácil y económica. Aquí te contamos por qué es importante la agricultura sostenible, cómo hacer un huerto urbano, qué tipos existen y qué ventajas aporta a tu vida.

Un huerto urbano es un espacio destinado al cultivo de flores, plantas aromáticas, hortalizas, hierbas medicinales y frutales a escala doméstica. De hecho, los huertos urbanos existen desde hace millones de años, durante el Neolítico las mujeres cultivaban semillas alrededor de su casa, aunque fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando comenzaron a desarrollarse los huertos urbanos como una forma de tener sus propios alimentos. Hoy en día los huertos urbanos son una forma de proveer productos ecológicos, cuidar el medioambiente y comer de forma sana y sostenible.

Un huerto urbano puede convertirse en ese rinconcito verde en mitad de todo el asfalto que nos rodea cuando vivimos en una gran ciudad. Y es que solo necesitas un poquito de espacio. ¿Los beneficios? Disponer de algunos alimentos sanos, cultivados por nosotros mismos, y hay muchos estudios que indican que la jardinería favorece la concentración y además nos ayuda a relajarnos y a soltar parte del estrés de la rutina diaria.

Publicidad

¿Qué podemos cultivar? Especias, verduras, hortalizas, hierbas aromáticas e incluso algún árbol frutal de pequeño tamaño, como un limonero o chile verde. Podemos empezar con salvia, romero, albahaca, cebollín y tomillo –que son muy amigables– y, en cuanto a las verduras, dan excelentes resultados la lechuga, el tomate, el pepino, los pimientos y las berenjenas. A continuación, te daremos una serie de consejos para que puedas iniciar tu propio huerto con hierbas aromáticas.

LUZ Y DRENAJE

Lo primero que debes elegir es el espacio y la iluminación, de eso dependerá en gran parte el éxito que tengas con tu huerto. Una vez que ya tienes esos elementos, adecúa las verduras, frutas y hortalizas al espacio que tienes.

Publicidad

El siguiente paso es que veas si el espacio en el que quieres montar tu huerto tiene las suficientes horas de luz diarias. Si no cuenta con la que requiere, tendrás que tomarlo en cuenta a la hora de elegir las verduras, frutas u hortalizas que vas a cultivar. Para abonar, es perfecto el abono (tierra provista de materia descompuestos), que echarás cada cierto tiempo por encima de la tierra para enriquecerla.

Ahora sí, solo faltan las semillas y brotes, aquí es recomendable que compres los de plantas de temporada, porque no todas crecen igual en verano que en invierno. Lo más recomendable son los brotes porque son más rápidos y sencillos a la hora de cultivar y cosechar aquellas plantas aromáticas y especias.

ESPACIOS IDEALES PARA CULTIVAR

Una pequeña terraza

De todos los espacios pequeños es el ideal para hacer un huerto urbano, solo tienes que conseguir lo necesario para hacer un huerto en altura. Para ello necesitas unos recipientes elevados, de varios tamaños, que se rellenan con tierra, sustrato y plantas.

Balcón

Es el espacio más reducido. Por tal motivo, tienes que optar por los modelos lo más verticales posibles, o por las tradicionales jardineras, de forma rectangular. En este caso puedes optar por los huertos verticales. Una manera de conseguirlos es mediante la reutilización de palets, sujétalos a la pared, así podrás colgar de ellos macetas con las plantas deseadas.

Hierbas aromáticas

Hay muchas hierbas aromáticas que seguro te encantarán, aquí hay algunas opciones y seguro alguna se adaptará a tu hogar:

› El Cebollín, de la familia de la cebolla es ideal para ensaladas y tortillas.

› El Cilantro, o perejil chino, se utiliza sobretodo en la cocina asiática. La semilla seca es la parte más utilizada.

› La Albahaca, favorece la digestión. Da sabor a mariscos, ensaladas, sopas y pastas.

› La Menta ideal para bebidas heladas y ensaladas de frutas. Es estimulante, estomacal y antiespasmódica. En infusión está indicada en casos de indigestión y / o aerofagia.

› El Perejil, característico de nuestras cocinas, simplemente «va con todo». Se utiliza para calmar el dolor de muelas causado por las caries, para detener el flujo lácteo y las hemorragias nasales.

› El Romero, ideal para las salsas de tomate. Tiene un fuerte aroma, pruébalo con queso de cabra.

› El Tomillo para el pescado, los huevos, el pollo, los sorbetes y la fruta fresca. La infusión de tallos y hojas, favorece la digestión, y es un buen calmante de la tos, de las irritaciones del aparato respiratorio y los resfriados.

› El Eneldo, el acompañante inexcusable del salmón y otros mariscos.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?