Por deudas secuestran a constructor en Tepic

Durante quince días permaneció privado de su libertad y ésta la obtuvo al pagar 50 millones de pesos.

Hace aproximadamente 19 días, un empresario constructor jalisciense de nombre Octavio (se omite su verdadero nombre por obvias razones) llegaba a su domicilio ubicado en la colonia Lindavista, cuando de repente, se vio rodeado de al menos siete sujetos fuertemente armados a bordo de dos vehículos y a empujones lo subieron a una de esas unidades, perdiéndose entre las oscuras calles de ese asentamiento.

La familia no supo lo acontecido debido a que no se encontraban de momento en la vivienda, pero al paso de las horas y de manera concurrida hablarle a su celular y que este  no contestaba, comenzaron a preocuparse y así estuvieron durante el resto de la noche.

Publicidad

Al parecer, al día siguiente las horas pasaron y no supieron de él, y según cita una fuente, presentaron la respectiva denuncia pero como desaparecido, más no como secuestro.

La desesperación de la familia fue tal que se unieron al grupo de personas que se encuentran buscando a sus familiares desaparecidos, esto ya a la semana siguiente.

Muy probablemente eso no pasó inadvertido para alguno de los secuestradores y quizás se lo dijeron a su “jefe” y este comenzó a tener contacto telefónico con la familia.

Publicidad

Según la fuente, el asunto era que el secuestrado había solicitado un préstamo de dos millones de pesos para culminar unas obras del gobierno, no se sabe si federal, estatal o municipal y quedó en pagar dicha cantidad más intereses en un lapso de dos meses, mismo que feneció el pasado mes de julio de este año. El caso es que el sujeto que se estaba comunicando con la familia les exigía el pago de 50 millones de pesos, esto por los intereses.

 

Pero mientras eso pasaba, la policía ya estaba investigando el asunto, según parece, interceptaron algunas llamadas, cruzaron líneas con las torres de telefonía y en más de alguna ocasión, las llamadas se hicieron cerca de la Alameda y de la Loma, muy probablemente de un restaurant.

Finalmente, el pasado viernes, dejaron en libertad a Octavio, sano y salvo pero le arrebataron 50 millones de pesos.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?