Navegaba por un río y se le subió una gran serpiente al kayak

El ofidio sorprendió al navegante que, según contó, tuvo una particular reacción.

Un kayakista fue sorprendido por una yarará mientras navegaba por el Río Paraná. Alejandro iba remando en su kayak cuando de repente el ofidio que estaba en el río se le subió a su embarcación.

Lejos de atemorizarse con la presencia de la víbora, el protagonista de esta historia tuvo una particular reacción. “Finalmente el hombre, quien se desempeña como profesor la devolvió a la Isla. Viajó con ella hasta que encontró un lugar para resguardarla”, se indicó en una publicación que fue acompañada por varias imágenes.

Publicidad

«Subite que te llevo», escribió Alejandro debajo de las fotos que le tomó a su inesperada pasajera.

Presencia peligrosa

Según el sitio Ofidios argentinos, la yarará es habitué de los espejos de agua. Suele ubicársela en costas y pastizales cercanos a río o lagunas. De comportamiento agresivo, poseen un veneno que, según el Ministerio de Salud, destruye tejidos y altera el sistema de coagulación provocando hemorragias, entre otros efectos. El envenenamiento por efecto de las yarará requiere siempre de atención sanitaria.

Publicidad

 

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?