#JusticiaParaDiana, cualquier mujer pudo haber sido ella

Da miedo ser mujer y vivir en México porque nosotras no estamos viviendo, estamos sobreviviendo.

Columna Voz Morada:

Diana Raygoza tenía 21 años, era estudiante de la UAN y tenía metas y sueños por cumplir los cuales se le arrebataron. A Diana la violaron, golpearon y fue víctima de feminicidio en su propia casa. Se suma otro feminicido más en NAYARIT, exigimos justicia porque la violencia de género sólo va en aumento, se registran 10 feminicidios al día y las autoridades no hacen nada.

Al igual que el de Diana hay muchísimos casos más que no han sido resueltos como corresponde, esperemos que con este sí se haga la justicia necesaria. ¿Cuántas muertas más deben de haber para que al gobierno le interese la vida de las mujeres? No la “hallaron muerta cómo dicen algunos medios de comunicación, a Diana la asesinaron.

Publicidad

Me duele, como mujer me duele vivir así, me duele ver todas las noticias y que cada día se suma otra mujer más, me duele ver cómo nos violentan, me duele ver el acoso, me duele no saber si el día de mañana seré yo, será mi madre, mi hermana, mi amiga, la chica que vi en la parada del camión, la vecina o alguna desconocida, me duele saber que todas podemos ser Diana.

Me da miedo que lamentablemente sólo nos prestan atención cuando les tocan a una mujer cercana, que sólo les duele cuando es una conocida suya pero les vale las miles de mujeres más que asesinan al día.

No quiero que Diana sea otra cifra más, no quiero que sea otro caso de feminicido más; quiero que este caso sea el último. Quiero que nos vean como lo que somos; personas.

Publicidad

Ya exigimos justicia de todas las maneras posibles y siguen sin prestarnos atención, Señor gobernador. ¿Dónde está todo lo que nos prometió el 8 de Marzo después de la manifestación? Porque no ha cumplido nada, a usted no le interesa nuestra vida, a usted no le interesa la vida de Diana.

¿Qué excusa usarán ahora para culpar a la víctima? No usaba ropa provocativa, no estaba borracha, no era de noche, no estaba expuesta; ella estaba en su casa, en un lugar que debería ser seguro para todas nosotras y no lo es, porque ningún lugar es seguro si eres mujer. Salir a la calle con miedo no es vivir, tener que llevar armas porque no sabes si vas a llegar a tu casa, mandarle un “avísame cuando llegues” a tus amigas, tu ubicación, fingir que hablas por teléfono porque pasó un chico a un lado de ti o estás en el Uber y te da miedo que te haga algo, dejar de usar ropa que te gusta para que alguien no crea que te vestiste “provocativa”, no poder salir sola, no poder hacer cosas que normalmente alguien haría porque incluso afuera de tu casa no estás segura y peor aún, ya ni en tu propia casa lo estás porque puede llegar alguien a asesinarte ahí mismo y la ley no hará nada, porque nunca están de nuestra parte.

A Diana la asesinaron, pero también la indiferencia de las autoridades y de todos nosotros lo hizo.

Da miedo ser mujer y vivir en México porque nosotras no estamos viviendo, estamos sobreviviendo.

Y si el día de mañana soy yo, por favor espero que a mí no me olviden, que no dejen de exigir justicia y que no dejen que me convierta en otra cifra más de casos de feminicidios en México al igual que yo no dejaré de exigir justicia por Diana.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?