Geraldine exhibe raterías de Alberto Rivera y Francisco Castellón en Tepic

Deudas por más de mil millones de pesos y desvíos de recursos por otros casi mil millones de pesos, compras fantasmas, aviadores, pagos a muertos, falsificación de actas y otros documentos oficiales, entre las "linduras" de la administración que llevaron a cabo los exrectores de la UAN.

La presidenta municipal de Tepic,  María Geraldine Ponce Méndez, exhibió este jueves las raterías de quienes presumían honestidad y «buena administración» en el ayuntamiento de Tepic, los exrectores de la UAN, Francisco Javier Castellón Fonseca y Alberto Rivera Domínguez, que fungieron durante 4 años, uno como presidente municipal y el otro como tesorero.

En efecto, en conferencia de prensa, la morenista alcaldesa, reveló que le entre las herencias que le dejaron en Tepic, están el adeudo de 360 millones de pesos del SIAPA a la Comisión Federal de Electricidad, el pago de laudos pérdidos por despidos injustificados por 137 millones de pesos, retenciones de prestamos de sutsemistas por 104 millones de pesos y 70 millones de pesos en deudas de pagos a varios proveedores.

Publicidad

Incluso, reveló la joven presidenta municipal, que cuando el mismo día que ella arribó al edificio de la alcaldía ya la esperaba una multa por 50 mil pesos, por «incumplimiento» de un laudo.

La también exdiputada federal, dijo ante representantes de los medios que la primera semana no había ni siquiera internet ni servicio de telefonía porque se les debían 2.5 millones de pesos a Telmex y a Telcel.

Con cara de asombro, la presidenta de la capital cora, comentó que en las dos primeras semanas de revisiones, ya encontraron al menos 200 «aviadores», es decir, personas que cobraban sin trabajar, con nombres de ciudadanos a los que les clonaron sus datos para darlos de alta en las nóminas y quedarse con los sueldos que aparentemente se les pagaba, y hubo tres casos que se les depositaba una quincena a tres personas que ya están fallecidas.

Publicidad

Se calcula, dijo la alcaldesa Ponce Méndez, que se desvíaron unos 700 millones de pesos en el pago por los «aviadores» porque muchos estaban así desde la administración del panista Leopoldo Domínguez González y le siguieron con Francisco Javier Castellón Fonseca, solapados por el tesorero Alberto Rivera Domínguez y hasta por los exdirectores de la policía municipal, Julio César Betancourt García y Faustino Zaleta Lozano.

Alberto Rivera Domínguez y Francisco Javier Castellón Fonseca, exrectores de la UAN que se confabularon para desfalcar las finanzas del ayuntamiento de Tepic. El primero como Tesorero y el segundo como Alcalde.

Otra de las «linduras» encontradas a los rateros exrectores de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), es que se hicieron renuncias voluntarias de varios exfuncionarios, a los que les dieron indemnizaciones de varios decenas de miles de pesos y que en los últimos meses los volvieron a contratar.

También, se han encontrado en varias dependencias compras de bienes muebles que no aparecen en ningún lado, por lo que se les llamara a los exfuncionarios para que digan en donde se encuentran o los regresen a la administración.

Se descubrió, también, que a todos los regidores les daban un apoyo para sus funciones, pero que a uno, a Lucio Carrillo, del PRD, le daban una cantidad muy superior por razones desconocidas.

Geraldine Ponce Méndez, no le tiembla la mano, ojalá así siga.

Asimismo, se ha detectado que se expidieron actas de nacimiento y defunción falsas y otros documentos oficiales apócrifos, por lo que se procederá contra quienes resulten responsables de ello.

Finalmente, indicó la alcaldesa María Geraldine, que se sigue revisando y que se están haciendo las auditorias necesarias para llamar a los exfuncionarios, sea quien sea, para que solventen las observaciones y en caso de que no sea de esa manera, se actuará conforme a derecho poniendo las denuncias pertinentes ante la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción dependiende de la Fiscalía General de Justicia del Estado.

«En mi administración no vamos a tolerar la corrupción –dijo la alcaldesa– y si alguno de nuestros funcionarios es detectado haciendo actos de este tipo será despedido y denunciado ante las autoridades de manera inmediata».

Julio César Betancourt García, un jefe que utilizaba la policía para delinquir. De los exfuncionarios más corruptos en Tepic.

 

El corrupto comandante Faustino Zaleta Lozano, es otro delincuente que será llamado a cuentas por sus raterías.

 

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?