Con Toño Echevarría García también hubo complicidad entre autoridades y narcos: Informe

La Comisión Nacional de Búsqueda dio a conocer un informe donde señala que así como sucedió con Roberto Sandoval; en el cuatrienio de Antonio Echevarría García, también "se protegía" a un grupo criminal y se "eliminaba a integrantes de las organizaciones contrarias que acechaban la plaza". De hecho con Toño hubo 206 desaparecidos por año, muchísimo más que con Roberto.

Durante el periodo 2011-2016 en Nayarit operó una “alianza” entre el Cártel de los Beltrán Leyva y la “estructura criminal” construida por el entonces gobernador Roberto Sandoval Castañeda y Edgar Veytia, el fiscal nayarita ahora preso por narco en Estados Unidos, establece un informe de la Comisión Nacional de Búsqueda entregado el año pasado, cuya versión pública se da a conocer esta semana.

Sandoval y Veytia.

En dicho documento también se afirma que en tres de los cuatro años en que gobernó el panista Antonio Echevarría García, hubo en promedio 206 desaparecidos por año y que también había una complicidad entre las autoridades y algún grupo del crimen organizado.

Publicidad

En el sexenio de Sandoval, dice el informe, “se protegía a ese grupo criminal y se eliminaba a integrantes de las organizaciones contrarias que acechaban la plaza, particularmente el Cártel Jalisco Nueva Generación. Su recompensa no sólo era monetaria sino permitía también ensalzar al gobierno en el combate contra el crimen organizado. No obstante las autoridades nayarita no detenían ni ejecutaban a los líderes de las bandas criminales, sino a las personas más vulnerables dentro de la cadena de distirbución de drogas: las relacionadas con el narcomenudeo”, apunta.

Parte del informe.

El informe busca dar a conocer lo más veraz posible,  sobre la  relación entre casos de desaparición de personas y otras violaciones de derechos humanos en el estado de Nayarit, ocurridas entre 2011 y 2017, periodo en el que ejercieron sus cargos el ex gobernador Roberto Sandoval y el ex fiscal Edgar Veytia, quienes operaban “con una estructura delincuencial”.

En el documento se señala que en febrero de 2017, el fiscal de Nayarit “le retira su apoyo al Cártel de los Beltrán Leyva para asociarse con el Cártel Jalisco Nueva Generación”.

Publicidad

“Los Beltrán Leyva consideran esto una traición, por lo que buscan llevar a cabo acciones en contra de la Fiscalía General del Estado de Nayarit, sin embargo no lo consiguen hasta que encuentran condiciones favorables, lo que ocurre cuando la fiscalía se debilita y pueden atacar a las personas que estaban directa e indirectamente relacionadas con el grupo ejecutor de la FGEN en la distribución de drogas, práctica que se conoce como ‘limpia de plaza’.

Así como con Sandoval, también con Toño hubo complicidad entre narcos y autoridades.

En ese marco tienen lugar las desapariciones masivas de 2018. Desde entonces, la disputa por el territorio nayarita sigue activa y posiblemente la estructura criminal de la fiscalía sigue operando, ahora para otra organización criminal”, expone el informe.

Las desapariciones en el estado, se apunta, “son sólo un indicador del régimen de terror que imperó en esa entidad durante el periodo 2011-2017 en que fuera fiscal general del estado Edgar Veytia y gobernara Roberto Sandoval”, el primero detenido en Estados Unidos en marzo 2017 y el segundo en México en junio 2021.

Las desapariciones que se presentaron durante el sexenio de Sandoval-Veytia continúan incluso luego de la detención de ambos.

Sin embargo un periodo de análisis de diez años:

1- Permite ver las desapariciones como parte de un continuum que revela existencia de estructuras criminales que posiblemente trascienden los periodos en el poder de sus ejecutores clave.

2- Posibilita enmarcar las desapariciones en un periodo más amplio

3- Explica por qué las familias han acudido a instancias internacionales

DESAPARECIERON MÁS CON TOÑO ECHEVARRÍA GARCÍA

El informe señala que de 2017 a 2020, el promedio anual de desaparición fue de 206, cuando años previos era de 16 personas.

Así mismo, destaca que, al cierre de 2020, los casos de personas desaparecidas, no localizadas y localizadas incrementaron en 1,319% respecto da de los registrados en 2016, de modo que, en solo cuatro años, los registros pasaron de 21 a 298.

CONCLUSIONES DEL INFORME:

SE SOSTIENE:

1) La existencia de una estructura criminal de carácter estatal que entre otros delitos y violaciones a derechos humanos, desapareció y ejecutó personas;

2) La posibilidad de que al menos una parte de esa estructura siga operando, lo que se fundamenta en:

• Las cifras (desaparición sostenida y/o en aumento);

• Los reportes de las familias que se han señalado la existencia de prácticas que se mantienen por la policía y agentes ministeriales;

• La subsistencia de factores estructurales asociados la desaparición (particularmente pobreza y carencias sociales, pero también un anclaje institucional que no se ha desarticulado)

3) La posibilidad de que las personas desaparecidas como víctimas de acciones de “limpieza social” y/o de “limpia de plaza” pueda mantenerse o replicarse dado que el contexto en que las anteriores tuvieron lugar no se han modificado significativamente.

Con Toño Echevarría subieron las desapariciones.
Con Toño Echevarría García, igual que con Sandoval, autoridades y narcos trabajaban juntos, según el informe revelado.

 

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Crítica Digital Noticias. Todos los derechos reservados. Copyright 2022.

img src="https://criticadn.mx/wp-content/uploads/2022/11/CIntillo_29.5x5-scaled.jpg" />
Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?