Caso Ayotzinapa: “Fue una desaparición forzada”

En su conferencia del 30 de junio Alejandro Gertz Manero reveló que hay orden de captura contra Tomás Zerón de Lucio, uno de los impulsores de la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa. En entrevista con Proceso, el fiscal general reitera que habrá nuevas investigaciones y más capturas, aunque por cautela se niega a ir más allá… “Dejémoslo en que la desaparición forzada de los jóvenes fue producto del choque de grupos delictivos que tienen la necesidad de controlar un centro de distribución de amapola. Punto”.

Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR), negó que los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 hayan sido “sacrificados” y “quemados” en el basurero de Cocula, como afirmó Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República en aquella época.

Murillo hizo esa declaración un mes después de los hechos, al dar a conocer su versión de la “verdad histórica” sobre ese caso. Ahora Gertz Manero aclara que la de los jóvenes fue una desaparición forzada, pues en ella participaron elementos de instituciones de seguridad del Estado.

Publicidad

Muy cerca de que se cumplan seis años de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos por integrantes de grupo delictivo Guerreros Unidos, producto de una “confusión” con el grupo antagónico Los Rojos, la declaración del fiscal es contundente: “Se acabó la verdad histórica”.

El 7 de noviembre de 2014 Murillo Karam dio a conocer las declaraciones de Patricio Reyes Landa, El Pato, y Jonathan Osorio Gómez, El Jona, gracias a las cuales fue detenido posteriormente Agustín García Reyes, El Chereje.

Según él, los detenidos dijeron que “en ese lugar (el basurero) privaron de la vida a los sobrevivientes y posteriormente los arrojaron a la parte baja del sitio, donde quemaron los cuerpos; hicieron guardias y relevos para asegurar que el fuego durara horas arrojándole diésel, gasolina, llantas, leña, plástico, entre otros elementos que se encontraron en el paraje. El fuego, según uno de los detenidos, duró desde la medianoche hasta aproximadamente las 14:00 horas; otro, dijo que hasta las 15:00 horas del día 27 de septiembre”.

Publicidad

Esa versión coincidió con la de Sidronio Casarrubias Salgado, otro de los detenidos, quien incluso fue identificado como líder de Guerreros Unidos. Después del interrogatorio a Sidronio salió a relucir el nombre de un hermano suyo: José Ángel, apodado, El Mochomo, quien fue detenido por la FGR el 29 de junio pasado.

A cambio de un supuesto soborno de “varios millones de pesos” al personal de juzgado mexiquense en que se llevaba su caso, El Mochomo intentó recuperar su libertad, según se desprende de una llamada telefónica interceptada entre la madre del detenido y el defensor del imputado. Pero cuando éste pisó la calle fue recapturado y hoy se encuentra bajo arraigo.

Desde el principio la llamada “verdad histórica” fue rechazada por los padres de los jóvenes y por Amnistía Internacional. Meses después, en febrero de 2015, Murillo Karam renunció a su cargo. El titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, quedó como encargado de la indagatoria de los 43 normalistas, tarea que terminó en septiembre de 2016, cuando la sucesora de Murillo Karam, Arely Gómez, presionada por los padres de los estudiantes, cesó a Zerón.

El pasado 30 de junio, en conferencia de prensa, Gertz Manero dijo que la Interpol emitió ficha roja para localizar al extitular de la AIC con fines de detención a petición del gobierno mexicano. La FGR obtuvo la orden de detención contra Zerón desde marzo pasado, cuando el exfuncionario ya había huido del país.

Asimismo Gertz Manero anunció que está en espera de que los jueces le concedan órdenes de detención contra otros 46 servidores públicos de los municipios de Iguala y Cocula, Guerrero, a quienes la FGR involucra en los delitos de desaparición forzada y delincuencia organizada.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2279 de la revista Proceso, ya en circulación.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?