Se necesitan 33.1 millones de empleos; encuesta de ocupación del INEGI

Una vez pasada la emergencia sanitaria, México deberá generar esa cantidad de plazas, el triple de las que se necesitaban en marzo.

La entrada a la nueva normalidad deberá estar acompañada de la creación de 33.1 millones de empleos, indican datos del Inegi.

Esta cifra, casi el triple de las necesidades de empleo que había en marzo, se compone por 2.1 millones de personas que buscan activamente un empleo, pero no lo encuentran; 20.0 millones que no buscan uno, pero están dispuestas a trabajar si les ofrecen uno, y 11 millones que trabajan, pero reportan tener necesidad de laborar más horas.

Publicidad

Lo anterior forma la brecha laboral, indicador avalado por la OIT para medir las verdaderas necesidades de empleo de un país.

Con esto, 50.6% de la fuerza laboral potencial de México reportó, derivado de la pandemia, tener necesidad de un empleo, lo que implicó un salto de 30.6 puntos porcentuales frente al 20.0% observado en marzo.

 LAS PLAZAS REQUERIDAS SE DISPARARON DE 12.7 A 33.1 MILLONES ENTRE MARZO Y ABRIL

Publicidad

El país tiene la necesidad de generar 33.1 millones de empleos durante la nueva normalidad después de la emergencia sanitaria ocasionada por el covid-19, reportó la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta cifra de abril de este año, que implica casi el triple de las necesidades de empleo que había en marzo (12.7 millones), se compone por 2.1 millones de personas que buscan activamente un empleo, pero no lo encuentran (desocupados abiertos), 20.0 millones de personas que no buscan un empleo, pero que están dispuestas a trabajar si les ofrecen uno (desocupados ocultos o inactivos disponibles) y por 5.9 millones de personas que trabajan, pero reportan tener necesidad de laborar más horas (subocupados).

Este conjunto de personas conforma lo que se conoce como brecha laboral, indicador que ha sido avalado por la Organización Internacional del Trabajo para medir las verdaderas necesidades de empleo de un país, y que va más allá de la simple desocupación abierta.

Con esto, la mitad (50.6%) de la fuerza laboral potencial de México reportó, derivado de la pandemia del coronavirus, tener necesidad de un empleo, lo que implicó un salto de 30.6 puntos porcentuales frente al 20.0% observado durante marzo.

DESEMPLEO AMPLIADO

Un indicador alternativo y que es un subconjunto de la brecha laboral es el desempleo ampliado, que es aquel que cuenta sólo a aquellos que no tienen un trabajo, es decir, contabiliza únicamente a los desocupados abiertos y a los desocupados ocultos, por lo que excluye a los subocupados.

Si se tiene en cuenta este indicador, el desempleo ampliado en el país alcanzaría a 22.1 millones de personas en abril, lo que implicaría una tasa de 33.8 por ciento de la fuerza laboral potencial.

Este nivel de desempleo ampliado es el triple de los 7.6 millones de personas que había en marzo, que implicó una tasa de 12 por ciento.

El incremento en el desempleo ampliado obedece al alza abrupta en la población inactiva disponible para trabajar, debido a que la mayor parte de los 12.5 millones de personas que perdieron su empleo en abril por causa del covid-19 se ubicó en esta población, pues no hizo esfuerzos en buscar empleo.

Según analistas, esto puede obedecer, por un lado, a que consideraron que tenían bajas opciones de obtener un nuevo empleo durante la pandemia, o incluso, porque están a la espera de que la llegada de la nueva normalidad implique la reapertura de las empresas en las que laboraban, y puedan ser tomados en cuenta de nuevo para trabajar.

La importancia de este indicador radica en que varios países miden su tasa de desempleo oficial a través de la tasa ampliada, es decir, tienen en cuenta a los desocupados ocultos (inactivos disponibles para trabajar), pues no cuentan con un empleo y no buscan uno debido a que están desalentados, pero estarían dispuestos a trabajar si les ofrecen un puesto de trabajo.

De forma histórica, los inactivos disponibles o desocupados ocultos en México han sido 6 millones de personas, el triple de los desocupados abiertos, que en promedio son dos millones de personas cada año.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?