Sábado sangriento en Tepic: Dos ejecutados

Los sicarios "no se quedan en casa" y siguen haciendo de las suyas, hasta a una mujer la dejaron mal herida de un plomazo. *Los criminales de Tepic se mueven como "pedro por su casa" aprovechando que en la Dirección de la Policía Municipal hay un sujeto criminal igual que ellos de nombre Faustino Zaleta Lozano

Este sábado se tiño de sangre la capital nayarita a pesar de que se ve por todos lados mucha presencia policiaca y pocas unidades particulares derivado de la contingencia sanitaria que ha provocado la pandemia del coronavirus, covid 19.

Faustino Zaleta Lozano, nefasto Director General de la Policía Municipal, se enriquece con dinero mal habido. A él solo le interesa andar de calenturiento con las damas de la corporación.

En efecto, los criminales de Tepic se mueven como «pedro por su casa» aprovechando que en la Dirección de la Policía Municipal hay un sujeto criminal igual que ellos de nombre Faustino Zaleta Lozano, el cuál ha brillado por su ausencia desde el arribo a la corporación, donde solo se la ha pasado acosando a las mujeres de la institución, pide «moches» a los patrulleros y, se dice, que hasta recibe fuertes sobornos del crimen organizado para que, como ocurrió hoy, se haga «de la vista gorda» y no vea lo que está pasando.

Publicidad

Así pues, sabedores que los policías municipales no les harán nada, porque hasta propiedades le han comprado a su director general, los malandros andan haciendo de las suyas, y este día se registraron dos hechos sangrientos, que dejó a dos hombres ejecutados y a una mujer mal herida por un balazo que le metieron.

EL PRIMER CASO

Iniciando la tarde, en la colonia Ojo de Agua de la capital, se registró un ataque a balazos, donde quedó un hombre muerto y una mujer lesionada; los hechos sucedieron en el cruce de las calles Adolfo López Mateos y Copal de ese asentamiento.

Publicidad

Testigos del caso afirman que fueron dos tipos armados con pistolas escuadras los que atacaron a balazos al conductor de una camioneta marca Jeep tipo Grand Cherokee color blanca, con placas de circulación del estado de Michoacán, la cual se encontraba estacionada.

Fue al momento del ataque el tipo de la camioneta comenzó a avanzar, y fue el momento en que la mujer que acompañaba al conductor aprovechó para bajar de la unidad y escapar de los agresores, pero ya traía un plomazo que pone en riesgo su vida.

Los atacantes iban a bordo de un vehículo compacto, muy discreto, desde el cual abrieron fuego en contra del sujeto de la troka blanca, mismo que quedó todo ensangrentado al frente del volante unas dos cuadras delante de donde comenzó la balacera.

El fallecido fue identificado como Edgar Homero, a quien le metieron cuatro balazos, en diferentes partes de su cuerpo, principalmente en el pecho. Se supo que el sujeto acababa de llegar del estado de Michoacán porque acudió al velorio de un pariente suyo.

EL SEGUNDO CASO

Unas tres horas más tarde, una persona llamó a los servicios de emergencia para alertar de que en un camino sacacosechas, de terracería, cerca del kilómetro 5 la carretera que conduce al poblado de Francisco I. Madero «Puga», había una persona muerta.

Así los policías se dejaron ir hasta el lugar indicado para, efectivamente, corroborar lo que les habían alertado.

 

Los uniformados encontraron ejecutado, tirado entre la maleza, a un hombre, quien vistía pantalón negro y suéter azul marino.

A simple vista se veía que había sido torturado, y luego asesinado de un balazo. El cuerpo que aún está sin identificar fue localizado bocabajo y envuelto en una bolsa negra con cinta canela.

De los dos casos, las autoridades tomaron nota y levantaron evidencias para comenzar la carpeta de investigación correspondientes para tratar de dar con los presuntos responsables de los dos crímenes que enrarecen el clima de paz y tranquilidad que se está viviendo en la entidad.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?