Luxemburgo es el primer país con transporte público gratuito, ¿cómo lo hizo?

Luxemburgo se ha convertido en el primer país en ofrecer transporte público totalmente gratuito para reducir las emisiones de carbono.

En una primicia a nivel mundial, Luxemburgo se ha convertido en el primer país que ofrece transporte público totalmente gratuito. El plan forma parte de la iniciativa de la nación para mantener a la mayor cantidad de autos privados fuera de las carreteras. Otros gobiernos del mundo tienen los ojos puestos sobre la nación que, sin duda, ha dado una gran lección.

Pese a que Luxemburgo es uno de los países más pequeños de Europa y el mundo, posee una próspera economía que lo vuelve un centro de visitas para sus naciones vecinas. Foráneos llegan a diario desde sus vecinos Bélgica, Alemania y Francia, lo que ocasiona grandes embotellamientos en las carreteras.

Publicidad

Para ponerlo en contexto, Luxemburgo es un país que apenas si alcanza los 600 mil habitantes, no obstante, desde otras naciones llegan a diario un tercio más de personas. Se estima que diariamente llegan un total de 214 mil personas desde otros países para trabajar al pequeño país. La iniciativa de Luxemburgo ofrece transporte público totalmente gratuito independientemente de la clase social y la nacionalidad, así se busca sacar de las carreteras la mayor cantidad de autos privados posibles.

“Para las personas con bajos ingresos o con el salario mínimo, para ellos, (la gratuidad) es realmente sustancial. La razón principal es tener una mejor calidad de movilidad, y luego la razón secundaria es claramente también los problemas ambientales”.

El 73% de los viajeros que ingresan a Luxemburgo, lo hacen en automóvil. Como consecuencia, casi la mitad de las emisiones de carbono de toda la nación, provienen del transporte en autos. El transporte público gratuito será una de las herramientas más significativas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Publicidad

Pero Luxemburgo además es una nación con importantes inversiones en energías verdes. En 2018 incrementó hasta en un 35% su producción de energías renovables, alcanzando los 605 gigawatts equivalente al 9.25% del consumo nacional.

Pero esta gestión del transporte público gratuito no es nueva para Luxemburgo. En el mismo año, comenzó una importante inversión con periodo de diez años de 3.9 mil millones de euros en ferrocarriles y flotas de autobuses totalmente eléctricos que estarán en funcionamiento completo para el 2030. Una inversión tan grande y un cambio radical no se gestan de la noche a la mañana, sino que tiene que hacerse paulatinamente.

Los ciudadanos y visitantes ya pueden disfrutar de este servicio de gratuidad. Aunque ciertamente aquellos que deseen seguir viajando con grandes comodidades pueden viajar en primera clase que sigue teniendo un costo.

Luxemburgo es un país muy pequeño y de ahí que la transición hacia energías verdes resulte menos compleja, pero no menos importante. Muchos países alrededor del mundo tienen los ojos puestos en la pequeña nación para analizar de qué manera se puede transicionar hacia prácticas más amigables con el medio ambiente.

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?