Las mujeres poderosas se unen, las mediocres se destruyen

Las mujeres como género y como personas, somos increíbles, donde buscamos siempre salir adelante y donde nos hemos convertido en personas poderosas, fuertes y con una voz imponente que busca defender la justicia.

Las mujeres como género y como personas, somos increíbles, donde buscamos siempre salir adelante y nada contra la marea en busca de nuestro bienestar, donde nos construimos como pilar de la sociedad y de cada hogar, donde nos hemos convertido en personas poderosas, fuertes y con una voz imponente que busca defender la justicia.

Como seres humanos sabemos que las relaciones humanas no son exactamente fáciles, pero aún así entendemos que en momentos tan complicados y tan sombríos como los que vivimos hoy en día, las mujeres debemos apoyarnos más que nunca, porque si no lo hacemos nosotras ¿Quién más lo hará?

Publicidad

Lucha constante

En el mundo tan sombrío en el que estamos viviendo hoy en día, es muy común observar que existen detrimentos o daños físicos y mentales hacia el género femenino, donde se considera como “el sexo débil”, cuando en realidad las mujeres somos la base de la sociedad de hoy en día.

Conforme ha transcurrido el tiempo, esta lucha constante ha conseguido logros significativos, donde la mujer ha podido adquirir protagonismo en ciertos aspectos, aunque aún queda mucho por avanzar, mucho por defender y por supuesto, hacernos valer y que todo el mundo esté consciente de que las mujeres podemos ser lideres.

Publicidad

Apoyo mutuo

Esta lucha constante contra lo que está establecido en la sociedad requiere de apoyo mutuo de parte de todas las mujeres, donde nos unamos y nos fortalezcamos, donde nos convirtamos en un gremio invencible, unido, justo y sobre todo, un gremio capaz de liderar, de salir adelante y triunfar ante cualquier propuesta.

Sin el apoyo mutuo, no alcanzamos la unión y no alcanzamos defendernos como mujeres ante las atrocidades que ocurren en el día a día, donde agreden, vulneran y hasta llegan a quitarles la vida a mujeres inocentes, a niñas y adolescentes que tienen derecho de vivir, crecer y triunfar.

Destruirse, demuestra mediocridad

Aquellas mujeres que deciden destruirse las unas a la otras, que prefieren que la envidia, el egoísmo y la soberbia las lidere y que no permita trabajar en conjunto con otras mujeres ni mucho menos, resultan demostrar una fuerte y marcada mediocridad, porque no hacen más que afectar a todo el género, que necesita de la unidad y del apoyo incondicional.

Somos mujeres poderosas cuando luchamos por nuestros derechos y por lo que merecemos, somos poderosas cuando no dejamos que los impulsos nos lideren y hagan de nuestra vida un total desastre, somos mujeres poderosas cuando decidimos unirnos a un gremio que defiende, que lucha por la igualdad y que sobre todo, busca el bienestar de todas las mujeres.

En la unión se encuentra el poder y solo en unión podremos ser mujeres empoderadas, fuertes y totalmente independientes; al unirte y luchar por los derechos de cada mujer no solo estas defendiendo los tuyos, sino de todas las generaciones futuras de mujeres. Juntas somos más; Juntas somos poderosas.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Crítica Digital Noticias. Todos los derechos reservados. Copyright 2023.

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?