Homenajes y ofrendas para Kobe Bryand; el mundo llora su partida

Deportistas, personalidades y seguidores lamentan la trágica muerte de Bryant, una leyenda de la NBA.

Pocas veces se alzan voces de consternación a nivel mundial como ocurrió con la muerte el domingo de la leyenda del baloncesto Kobe Bryant en un accidente de helicóptero en California, en el que también fallecieron su hija y otras siete personas.

Un equipo de 18 personas investiga este lunes las causas del accidente en el que perecieron el quíntuple campeón de la NBA de 41 años, su hija Gianna de 13, otros seis pasajeros y el piloto de un helicóptero Sikorsky S-76 que cayó a tierra en las colinas cercanas a Calabasas, en el sur de California.

Publicidad
Los Ángeles, California. 27 de enero 2020. Soñaba con ser Michael Jordan y terminó convirtiéndose en sí mismo: Kobe Bryant, un jugador talentoso pero individualista, fue admirado y odiado durante mucho tiempo, antes de forzar el respeto de todos al cambiar el comportamiento y el juego para convertirse en uno de los mejores basquetbolistas de la historia. El 29 de noviembre de 2015, en un poema dirigido a su “querido basquetbol”, Bryant reconoció que “(su) cuerpo sabe que ha llegado el momento de decir adiós. Te di todo (al basquetbol) porque es lo que hacemos cuando algo te hace sentir tan vivo”. El 13 de abril de 2016: la despedida con lágrimas del también llamado “Mamba Negra” en la NBA se hizo por la puerta grande. Casi cuatro años después, las máximas figuras del basquetbol y otros deportes como el futbol, y también del ambiente artístico, se mostraron en shock por el deceso de quien es considerado una de las mayores estrellas en la historia del deporte que practicaba. En el Staples Center, que lo vio brillar, cientos de fanáticos se congregaron para rendirle homenaje.

Desde el presidente Donald Trump y su antecesor Barack Obama hasta las máximas figuras del baloncesto y otros deportes como el futbol, y también del ambiente artístico, se mostraron en shock por el deceso de quien es considerado una de las mayores estrellas en la historia del básquetbol.

Dos números de apertura de los premios Grammy la noche del domingo estuvieron dedicados a la estrella de Los Angeles Lakers, precisamente en el Staples Center que lo vio brillar y donde cientos de fanáticos se congregaron para rendirle homenaje.

«¡Esta noche es por Kobe!», gritó la cantante Lizzo. Siguieron sentidas palabras de la anfitriona Alicia Keys, que también le dedicó a Kobe una canción con Boyz II Men.

Shaquille O’Neal, amigo de Bryant y compañero en los Lakers, quedó devastado, como la mayoría de sus excolegas: «No hay palabras para expresar el dolor por el que estoy pasando con esta tragedia. Perdí a mi sobrina Gigi y a mi hermano Kobe Bryant, te amo y serás echado de menos».

Otros exjugadores como Magic Johnson y Michael Jordan y el actual astro de los Lakers, LeBron James, también se manifestaron consternados.

«Amaba a Kobe, era como un hermano pequeño para mí. Hablamos a menudo, extrañaré mucho estas conversaciones. Era un competidor feroz, uno de los mejores jugadores en este deporte», escribió Jordan en Twitter.

El eximio basquetbolista, campeón olímpico en Pekín-2008 y Londres-2012, era a la vez un fanático del fútbol y conoció a varias de sus mayores figuras mundiales, como el argentino Lionel Messi. Como expresión de su afición por el fútbol, en los últimos días se había mostrado muy satisfecho con la contratación del mexicano Javier ‘Chicharito’ Hernández por Los Angeles Galaxy.

«No tengo palabras… Todo mi cariño para la familia y amigos de Kobe. Fue un placer conocerle y compartir buenos momentos juntos. Se nos fue un genio como pocos», publicó Messi en Instagram.

El plantel del Real Madrid, antes de su sesión de entrenamiento de este lunes, guardó un minuto de silencio, y Sergio Ramos, capitán del equipo, posó con la malla número 10 de la selección de Estados Unidos, la que Bryant usaba cuando defendía al equipo de su país.

Otras grandes estrellas del fútbol como Diego Maradona, Cristiano Ronaldo y Neymar también expresaron sus condolencias.

El delantero brasileño le dedicó el domingo su segundo gol en el triunfo de su equipo, el PSG, contra el Lille haciendo la señal con los dedos del número 24, el que lucía en la espalda de su camiseta el estadounidense.

Y este lunes el tenista australiano Nick Kyrgios se vistió con la camiseta de los Lakers para rendirle homenaje durante el precalentamiento, antes de enfrentar al español Rafael Nadal en octavos de final del Abierto de Australia.

Nadal, por su parte, se calzó una gorra de los Lakers tras ganar a Kyrgios, y dijo que Bryant era «uno de los más grandes deportistas de la historia».

Ganó todo… hasta un Óscar

Kobe ganó cinco títulos de la NBA en sus 20 temporadas con los Lakers, terminando con 33.643 puntos, 7.047 rebotes y 6.306 asistencias en 1.346 juegos de NBA en su carrera.

Es considerado como uno de los mejores basquetbolistas en la historia de la NBA. Además de ganar dos medallas de oro olímpicas, logró 5 campeonatos de Estados Unidos, fue alineado en 18 oportunidades en el Juegos de las Estrellas, 11 de ellas consecutivas.

Pero su legado va más allá de sus títulos y récords. Quedó cimentado por sus jugadas increíbles, y esa sangre fría a la hora de definir un partido con un tiro ganador, que le valió el apodo de ‘Mamba Negra’.

En 2018, Kobe ganó un premio Óscar al mejor corto de animación por «Dear Basketball», un homenaje al deporte que lo convirtió en un ícono.

«Querido baloncesto, desde el momento que comencé a enrollar las medias de mi padre y hacer tiros imaginarios para ganar partidos en el Great Western Forum, supe que algo era real: me enamoré de ti», comienza el corto.

Soñaba con ser Michael Jordan y terminó convirtiéndose en sí mismo: Kobe Bryant, un jugador talentoso pero individualista, ha sido admirado y odiado durante mucho tiempo, antes de forzar el respeto de todos al cambiar el comportamiento y el juego para convertirse en uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia. Este domingo perdió la vida en un accidente aéreo.

13 de abril de 2016: la despedida con lágrimas de Bryant en la NBA se hizo por la puerta grande. Moribundo durante su vigésima y última temporada, se presentó con gran actitud para su último partido, a pesar de un cuerpo doloroso y cansado. Apretó los dientes, el puño y el corazón de los miles de fanáticos en el Staples Center, anotando la friolera de 60 puntos para vencer a Utah (101-96). Una actuación «a la Kobe» en resumen.

Pero en este contexto, la superación de uno mismo y el amor por el juego llegaron a pulir un poco más la imagen del que se había caracterizado sobre todo por una ferocidad por ganar, un egoísmo frenético fuente de numerosas críticas.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?