El huauzontle es menospreciado pese a ser un súper alimento prehispánico

Cada vez es más difícil encontrar huauzontle en los mercados. Te contamos la razón y sobre sus propiedades.

¿Quién no lo ha comido? En salsa verde, morita o sencillamente capeado. Se trata del huauzontle, una planta que forma un pequeño arbolito y que posee un alto valor nutricional. El consumo de huauzontle aporta vitaminas A, B, C, D y E; además de minerales como hierro, fósforo y calcio. Debido a su riqueza, esta hierba llegó a ser el cuarto cultivo en importancia durante el gobierno del Tlatoani Moctezuma, solo después del maíz, frijol y chile.

Su nombre proviene del náhuatl huauhtli (amaranto) y tzontli (cabello). Científicamente está bautizado como Chenopodium y es primo de otro cereal mexicano, el amaranto.

Publicidad

Aunque para algunos es una molestia comer huauzontle y limpiar las ramas, lo cierto es que puede prepararse de infinitas formas. El huauzontle puede ser disfrutado como torta, en caldillo, tacos, pizza o huevo. Este súper alimento puede ser ideal para toda la familia, sin embargo, cada vez su consumo es más escaso.

De acuerdo con los especialistas, el consumo del huauzontle cada vez merma más debido a la influencia de la comida extranjera. Sin embargo, lo que pocos saben es que es una hierba que puede ser aprovechada en su totalidad, ya que todo su cuerpo es comestible. Cuenta con propiedades que benefician tanto al sistema nervioso, como al digestivo.

El huauzontle, un súper alimento mexicano

Publicidad

Recientemente, el huauzontle ha ganado mala fama debido a la presencia de sustancias llamadas saponinas. Debido a ello, la gente comienza a prescindir de su consumo, sin saber que se trata de toxinas en bajas cantidades y que también están presentes en otros alimentos como la uva, soya o aceituna. Por otra parte, las toxinas desaparecen cuando el huauzontle se cocina.

La mejor temporada del huauzontle es durante el verano, pese a que se puede dar incluso en el otoño. Tiene mayor presencia en el centro del país. Cabe mencionar que esta planta podría ser catalogada dentro del gremio de los súper alimentos o super food.

Lamentablemente, no ha alcanzado un impacto social justo debido a la hegemonía de semillas como la quinoa. De aprovecharse, esta hierba prehispánica se podría comercializar en diversas presentaciones, incluso como sustituto de carne.

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?