El estilo del narco en tiempos de Genaro García Luna

El Cártel de Sinaloa sobornó e hizo uno de sus miembros al mismísimo encargado de la Guerra contra el Narco. Dice Felipe Calderón que no vió ni oyó nada el respecto.

En plena guerra de Felipe Calderón, cuando ya era evidente la protección al cártel de Sinaloa, se pactó con «La Federación», una especie confederación de cárteles, la entrega de una cabeza importante del cártel de Sinaloa.

El Chapo, El Mayo y Nacho Coronel, pactaron entregar a Alfredo Beltrán Leyva, Hermano de Arturo Beltrán.

Publicidad

SE ORGANIZÓ UNA MARATÓNICA FIESTA EN HONOR AL CUMPLEAÑOS DE «EL MOCHOMO», ALFREDO BELTRÁN, QUE SE PROLONGÓ DURANTE DÍAS.

Alfredo, sintiéndose protegido y en confianza, jamás imaginó que la fiesta organizada por sus socios era una trampa para entregarlo a las autoridades estadounidenses.

Alfredo fue detenido por el ejército y extraditado a Estados Unidos.

Publicidad

Arturo consideró una enorme traición lo hecho a su hermano, y al estilo tradicional de la mafia, sangre se tenía que pagar con sangre.

FUE ASÍ COMO INICIÓ UNA DE LAS ÉPOCAS MÁS VIOLENTAS QUE SE RECUERDEN EN SINALOA.

Donde los FEDA (Fuerzas Especiales de Arturo) buscaban ferozmente venganza contra el Chapo Guzmán, autor intelectual de la entrega de “El Mochomo”.

En 2008, en un enfrentamiento donde hasta un lanzagranadas fue utilizado, Edgar Guzman, hijo del Chapo, Ariel Loera, su primo y Arturo Meza, hijo de «La Emperatriz», fueron acribillados por los sicarios de Arturo Beltrán.

“El Chapo” buscó a toda costa vengarse, pero Alfredo era mucho más hábil en cuánto tácticas de guerrilla.

Después de todo, la función principal de los Beltrán Leyva en La Federación, siempre fue la seguridad, logística y el equipamiento y compra de armamento para la organización.

Mal terminó el Secretario de Seguridad de Felipe Calderón Hinojosa.

ARTURO DISPONÍA DE UN GRUPO CASI PARAMILITAR QUE HACÍA IMPOSIBLE SU CAPTURA POR PARTE DEL CHAPO.

Fue cuando El Chapo decidió cobrarle uno de los muchos favores hechos a García Luna. Y le pidió que asesinara a Arturo Beltrán.

Para tal objetivo, el secretario de seguridad pública dispuso del Ejercito y la Marina.

Y entonces en un operativo muy sanguinario, costoso y violento, lograron matar a Arturo Beltrán Leyva en la ciudad de Cuernavaca.

Los medios de comunicación, bastante dóciles con el gobierno de Felipe Calderón, presentaron la noticia como un intento de detención donde el objetivo, había sido abatido de manera fortuita.

Así manipularon el cadáver del “Jefe de Jefes”, Arturo Beltrán Leyva.

PERO NADIE CUESTIONÓ QUE SE TRATARA DE UNA ACCIÓN LEGÍTIMA EN EL MARCO DE LA GUERRA ANTIDROGAS DEL GOBIERNO CALDERONISTA.

Horas después, comenzó a circular en internet una fotografía donde se humillaba al cadáver de Arturo Beltrán.

Se le observaba con los pantalones abajo, forrado de billetes y joyas.

Era obvio que el cadáver había sido manipulado y exhibido de manera intencional desde las más altas esferas de la seguridad pública del país.

NI CALDERÓN NI GARCÍA LUNA COMENTARON AL RESPECTO.

Ahora sabemos que Calderón seguramente ni se enteró. Y que la ejecución ordenada por García Luna había de mandar el mensaje de que no se tolerarían ningún tipo de acciones en contra del cártel de Sinaloa.

El expresidente Felipe Calderón con su brazo fuerte Genaro García, ahora preso en Estados Unidos con cargos por narcotráfico.

Es importante dimensionar que fue en manos de un sanguinario mafioso, que Felipe Calderón encomendó la seguridad del país.

El panismo hizo de un psicópata, el encargado de trazar la política de seguridad en México.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Crítica Digital Noticias. Todos los derechos reservados. Copyright 2022.

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?