Cuidar a tus padres en la vejez no es un trabajo ni obligación, es un acto de amor

Cuidar a los padres es brindarles tiempo, un abrazo y un hombro en el cual puedan recargarse. Hay que hacerlo con tiempo y paciencia ya que es una buena oportunidad de conocerlos desde otra perspectiva.

Ser agradecido con tus padres es la mejor forma de demostrar amor, respeto, cariño y cuidado cuando ellos son adultos mayores. Es la oportunidad de disfrutar de tus padres como amigos. Sé la persona que ellos ven en ti al mirarte y que se refleja en su sonrisa al verte entrar a la habitación.

Cuando los padres crecen hay un deseo más fuerte de aconsejaros y apoyarnos en lo que necesitamos. Ya existe una confianza de hablar libremente y compartir con respeto. Los padres siempre buscarán lo mejor para nosotros y quien mejor que ellos para darnos un consejo de corazón.

Publicidad

Enseñar a la familia que crecer es una forma natural, digna y hermosa de honrar a quienes nos dieron la vida. Nada, ni nadie se puede librar del tiempo. Recuerda esos momentos en que tus padres estuvieron para ti y que con amor te cuidaron, procuraron sin abandonarte.

La fortuna de contar con tus padres, poder consultarlos, escuchar su voz y verlos sonreír es indescriptible. Hoy más que nunca necesitamos estar cerca de las personas que amamos -y que nos aman-, así que no hay mejor momento que este, por que mañana quizá no tengamos esa oportunidad.

Si has temido de hacer “esa llamada”…¡Hazla! El tiempo no vuelve y no se podrá compartir con tu mamá, papá, amigos o hermanos. Hay que aprender a disfrutar al máximo a todas las personas que nos aman y todos quienes son importantes en nuestra vida.

Publicidad

Una vez mi mamá me dijo algo que me marcó: “El trabajo no traiciona y siempre paga”. Lo mismo pasa con las relaciones, si damos felicidad, la vida paga tarde o temprano de la misma forma.

La vida es hermosa y claro que tiene sus altas y bajas. No es perfecta. Pero cuando estamos acompañados por las personas que importan nos damos cuenta que todo tiene sentido. En un mundo donde se ha perdido el contacto, donde las relaciones son exprés, vale la pena hacer la diferencia y brindarle tiempo a cada persona que es importante para nosotros.

Hoy más que nunca tenemos tiempo de sobra para dedicarlo a los demás. En algún momento decidimos cambiar los whatsapp´s por llamadas. ¿Recuerdas lo bien que se siente escuchar del otro lado del teléfono esa voz que te reconforta? Es momento de tomar el teléfono y hacer esas llamadas a tu familia y amigos. Invertir tiempo en ellos, es ganar felicidad y compartir lo bueno.

Una amistad y el lazo familiar se honra a través del respeto y darle su lugar a todas esas personas que son importantes para nosotros.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Crítica Digital Noticias. Todos los derechos reservados. Copyright 2022.

Publicidad

Noticias relacionadas...

¿Qué te parece esta noticia?