Crystal, la droga más barata y más consumida en Nayarit

Esta droga que deja "muertos vivientes", es la que más se produce en México, ya que se puede procesar a partir de activos de medicamentos y sustancias industriales cuyo acceso no es tan complicado.

Dado que de las drogas ilegales es la más consumida en México, el gobierno federal ha puesto especial atención en el combate al “crystal”, una variedad de la metanfetamina que resulta sumamente adictiva y de fácil producción, por lo que ya inunda el mercado del narcomenudeo con consecuencias desastrosas en lo social y en la salud de los adictos.

En la Estrategia Nacional de Seguridad Pública del gobierno federal se asienta que el combate a su comercio y consumo “tendrá la mayor prioridad” en tanto que problema social, de salud pública y de seguridad, ya que su adicción genera alzas en la violencia y en delitos del fuero común y los de alto impacto.

Publicidad

En tanto que problema de salud pública, el gobierno de la República ha centrado su campaña contra las adicciones en el combate al “crystal”, al considerar que la lucha contra el narco debe empezar por luchar contra la drogadicción.

Actualmente este enervante es el que más se produce en México, ya que se puede procesar a partir de activos de medicamentos y sustancias industriales cuyo acceso no es tan complicado para los grupos de la delincuencia organizada que han visto en esta metanfetamina un jugoso negocio, dada la alta dependencia que genera, con todo y las secuelas que deja en el organismo de los consumidores, además de ser motivo de muchas de las disputas entre grupos criminales.

En este sentido, se conoce profesionalmente, que hasta hace algunos años la cocaína era una droga muy importante en el mercado, pero que con  la llegada del “crystal” cambió por completo el panorama al ser de más fácil acceso y mucho más barata.

Publicidad

Según datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017, en ese periodo acudieron a centros de rehabilitación no gubernamentales un total de 60 mil 582 personas. Las adicciones que reportaron fueron, al alcohol, 39.3 por ciento; “crystal”, 22.9 por ciento; marihuana, 14.3 por ciento, y a la cocaína, 2.6 puntos porcentuales.

Los efectos por consumir «Crystal» son muy graves.

Veneno al alcance de cualquiera

Según testimonios de consumidores, una dosis, en 2017, podía costar de 50 a 120 pesos, dependiendo de la calidad y el narcomenudista, y la distinguen por color: blanco, azul y rosa. La azul es la más diluida, y el más puro es el blanco, y entre más transparente, más puro.

La facilidad para conseguirla y la rapidez con que se genera la dependencia hacen que, en los últimos años, el número de pacientes que ingresan a rehabilitación se haya triplicado. Los estados con más consumidores son Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Guanajuato y Colima; siendo Michoacán, Sinaloa y Jalisco los estados de la República donde más se produce.

No obstante, no todo el “crystal” que se consume en México es de manufactura nacional, ya que un porcentaje de esta metanfetamina proviene de China y otro tanto llega de Centroamérica para luego ser enviada a Estados Unidos; sin embargo, la droga mexicana está llegando a mercados como Japón, Australia, España y Alemania.

Pero no sólo para los cárteles es fácil y barato “cocinar” “crystal”, ya que en Internet hay un sinfín de tutoriales para elaborar esta droga a partir de ingredientes a los que casi cualquiera tiene acceso y se puede preparar en cualquier lugar donde haya un tanque de gas, con todo y que por la volatilidad de los componentes siempre habrá el peligro de una explosión.

Entre los ingredientes que se usan para elaborar metanfetamina están cabezas de fósforos, yodo, destapa-caños compuesto por hidróxido de sodio, nitrato de sodio y clorhidrato de sodio, combinado con aluminio; líquido para frenos, efedrina, sosa caustica y en algunos casos, raticida. Todo eso hace de la metanfetamina veneno puro.

Sentirse invencible, terminar como zombi

El consumo de esta droga, como otras adicciones, no discrimina, ya que lo mismo hay adultos que jóvenes y hasta niños que han caído en la adicción al “crystal”, en parte por el bajo costo que tiene, pero también por la sensación que brinda.

Desde el primer consumo, este enervante tiene un efecto estimulante, intensifica las emociones, aumenta la capacidad para permanecer despierto durante más tiempo, da energía para hacer actividad física, aumenta la resistencia y disminuye la sensación de apetito, pero para recuperar esas sensaciones es preciso consumir más y en mayor cantidad.

Al paso del tiempo las consecuencias empiezan a ser más evidentes

Según el Departamento de Salud de la UNAM, uno de los mayores riesgos de esta droga es que tiene menos riesgo de sufrir una intoxicación inmediata, lo que puede prolongar el consumo a largo plazo, que es cuando se generan cambios negativos en la capacidad motriz, se pierde capacidad de retención, afecta el aprendizaje y debilita el control de las emociones, además de causar paranoia, alucinaciones y psicosis, lo que sumado al síndrome de abstinencia, lleva a los consumidores a cometer delitos que pueden ir desde el robo hasta el homicidio.

En este sentido, Guadalupe Pinciano Rodríguez, fundadora de la Clínica contra el Tabaquismo de la UNAM, en una entrevista para Excélsior señaló que el uso prolongado de esta droga puede provocar también “actividad motora muy repetitiva”, por ejemplo, rascarse constantemente o incluso arrancarse cabello o vello facial. En el aspecto físico hay pérdida de peso, sequedad de la boca y apretamiento involuntario de las mandíbulas, lo cual afecta las encías y las piezas dentales.

En pocos meses, un adicto puede presentar severos cambios físicos: dado que se pierde el apetito, la baja de peso puede ser considerable, lo que con la desnutrición provoca que el tono de la piel cambie a uno más pálido, pero además puede producir efectos similares al acné, y dados los desórdenes mentales, el adicto puede rascarse una y otra vez en diferentes partes del cuerpo hasta provocarse llagas, eso sin contar que quienes se la suministran mediante inyección suelen presentar severas lesiones en la piel, con el riesgo que compartir jeringas implica.

Después de meses o años, dependiendo de la intensidad del consumo, un adicto al “crystal” asemejará más a un zombi por los daños tanto físicos como mentales.

Combatir el “crystal”, consigna del estado mexicano

Desde el año pasado, el gobierno federal informó que, como parte de su estrategia para reducir el consumo de estupefacientes para debilitar a los grupos del crimen organizado, se decidió emprender un combate más directo a la adicción al “crystal”.

La Estrategia Nacional de Seguridad Pública se conforma de ocho ejes prioritarios, como erradicar la corrupción, garantizar el empleo, educación, salud y bienestar a la población, hasta la regeneración ética de la sociedad y reformular el combate a las drogas mediante el trabajo de la Guardia Nacional, pero mejorando los esquemas para que los jóvenes tengan más acceso a oportunidades educativas y laborales.

Nayarit, inmerso en la adicción

Se ha informado que las drogas sintéticas se venden y se mueven mucho más que las naturales, como la marihuana y los derivados de los opioides.

En Nayarit se ha presentado un crecimiento sostenido del consumo en los últimos meses, según datos, al menos 300 por ciento.

La metanfetamina se puede encontrar en las calles, escuelas, antros, parques y puntos de venta específicos. Hasta septiembre de 2020, en Nayarit se habían abierto unas 700 carpetas de investigación por el delito de narcomenudeo, y a diario hay detenciones y aseguramientos en este aspecto.

Efectos del consumo de Crystal.

El principal generador de delitos no sólo del fuero común, sino los de alto impacto, en Nayarit tiene que ver con la venta y consumo de drogas. Según las autoridades, al menos el 80 por ciento de los delitos que se cometen en la entidad están relacionados con el uso de las drogas entre jóvenes de 14 a 25 años de edad.

Especialistas refieren que, al no requerir de grandes extensiones de terreno ni inversiones cuantiosas, la producción de drogas sintéticas es más ágil y difícil de detectar.

Desde hace al menos 7 años, unos 6 municipios nayaritas, han aumentado sus niveles de violencia intrafamiliar, debido en gran parte, a que alguno de los cónyuges consume algún tipo de droga sintética, en este caso, “crystal”.

Graves consecuencias por el consumo del «Crystal» o «Cristal»

El uso de metanfetaminas, lleva a un proceso de destrucción de la salud y ocasiona disminución del apetito, náuseas, falta de sueño, fiebre y alteración cardíaca, entre otros padecimientos.

Esto debido a que esta sustancia tóxica, se elabora en base a pastillas comunes y anfetaminas, mezcladas con químicos altamente dañinos y corrosivos como el ácido para baterías, ácido muriático, limpiador de desagües, combustible para linternas, anticongelante, veneno para ratas y acetona.

Luego de varios días, quien la consume empieza a sentir ataques de pánico, alucinaciones, convulsiones, se torna agresivo, y puede morir por sobredosis. Quien sobrevive la primera etapa, sufre consecuencias más graves, ya que el cerebro se hace más pequeño, lo que conlleva a la falta de memoria, problemas en los riñones, pulmones y en el hígado, incrementándose la posibilidad de un infarto o derrame cerebral.

Los efectos de la droga regularmente tienen una duración de entre 6 y 8 horas, sin embargo, estos pueden durar hasta 24 horas, algunos de los efectos a corto plazo son:

Pérdida del apetito
Aumento del ritmo cardíaco, de la presión sanguínea y de la temperatura corporal
Dilatación de las pupilas
Trastornos del sueño
Náuseas
Comportamiento extraño, errático y violento
Alucinaciones
Hipersensibilidad
Irritabilidad
Pánico y psicosis
Convulsiones
Ataques
Muerte por sobredosis

Publicidad

¿Qué te parece esta noticia?